61 años de la proclamación de los derechos del consumidor, lecciones aprendidas

Comparte este artículo

Con la llegada al poder del presidente John F. Kennedy en Estados Unidos en el año 1960, se da inicio en ese país al reconocimiento de los derechos civiles. En ese paquete fluyeron los de los consumidores, acción que irradio al mundo.

Aunque había leyes federales y órganos para garantizarlas, fue el presidente Kennedy que las asumió, le dio fisonomía y nombre en el campo jurídico. El 15 de marzo del año 1962 proclamó: “consumidores somos todos”.

Antes de esa afirmación, activistas de ese país las venían reivindicando; aunque ya desde el comienzo del siglo pasado habían surgido la FDA y la FTC, dos organismos para el control de los fraudes contra los consumidores mediante la regulación de las ofertas de alimentos y medicamentos.

La FDA surgió en el 1902 y la FTC en el 1913. Ambos organismos han ejercido durante su existencia la protección de los ciudadanos de Estados Unidos y también de otras naciones mediante el intercambio comercial.

Puede leer: Los avances de la sociedad humana todavía relegan la figura de la mujer

Otros países tenían alguna forma de protección de los consumidores, pero la denominación y uso del término viene de la proclama del presidente norteamericano. Esta dio pie a la consolidación de los derechos civiles de esa nación y al fortalecimiento de las actividades de movimientos organizados en defensa de los consumidores.

Como resultado de las presiones de estos grupos en el año 1985, la Asamblea General de la ONU adoptó la resolución 39/248, que pedía a los Estados miembros estatuir estas prerrogativas.

Desde su proclamación se dio inicio a legislaciones a favor de los consumidores. En nuestro país, se elaboró la Ley 13 aprobada el 27 de abril del año 1963, de protección a la economía popular, que creo la Dirección de Control de Precios. Esta ley fue parte de la Constitución de 1963 y, por tanto, los derechos de los consumidores nacionales nacieron con rango constitucional.

El profesor Juan Bosch había visitado al presidente Kennedy y regresó al país convencido de que se debía proteger a los consumidores y propició la aprobación de esta ley
Don Juan, siendo candidato en 1990, en una conversación sobre el tema nos recordó la expresión de “consumidores somos todos”.

Ha sido un aprendizaje inmenso para los ciudadanos del mundo en cuanto a reivindicaciones y de la ola de los derechos de Tercera Generación.

Como resultado esto los estados están obligados a garantizar el derecho a la información, a ser resarcidos, a la seguridad alimentaria, a la educación y a un medio ambiente saludable.

Debe asegurar la salud, la protección y el acceso a los servicios financieros, a la producción, al consumo sustentable y a las nuevas tecnologías. Garantizar las necesidades básicas, al acceso seguro y a precios justos a los servicios públicos como agua potable, saneamiento y electricidad.

El derecho al consumidor es un derecho vivo, con el que se ha logrado un consumidor más exigente y mejorado la responsabilidad social de las empresas.

Cada vez más hay un compromiso de los proveedores a respetar estos derechos.

Hemos recorrido parte del camino, pero existe un buen trecho todavía.

Fuente: Periódico Hoy

Suscríbete a nuestro boletín de noticias

Mantente informado de nuestras últimas noticias

Más artículos

Alertas de consumo

Flotadores de cuello: no son recomendables para tu bebé

Los flotadores para el cuello son anillos de plástico flotantes que se colocan alrededor del cuello del bebé y le permiten flotar en el agua con total libertad, manteniéndole en posición vertical y sosteniendo su cabeza por la barbilla y la nuca.