ONPECO exige al Gobierno gestión de otras vacunas más compatibles y amigables a nuestra realidad

ONPECO exige al Gobierno gestión de otras vacunas más compatibles y amigables a nuestra realidad

A ONPECO le preocupa la falta de información sobre inicio de vacunación contra la COVID-19

El Observatorio Nacional para la Protección del Consumidor (ONPECO) se mostró preocupado por la falta de información relacionada sobre cómo y cuándo podríamos tener la vacunación masiva que deberá asumir el país para afrontar la pandemia de COVID 19, la que ha costado la vida de personas valiosas en República Dominicana y amenaza a una significativa proporción de la población.

ONPECO estima que el país debe centrarse en la búsqueda de la vacuna que le ofrezca no solo la seguridad para su población humana, sino la facilidad que los fabricantes les puedan presentar, es decir, si las empresas contratadas no dan abasto, ¡que se busque otro mercado! como ha hecho  Chile, que en solo tres días ya vacunaron a más de medio millón de personas y han adquirido vacunas de fabricantes de todos los países, desde la Pfizer hasta las vacunas de China y de Rusia, que son las que están utilizando naciones como Argentina, Perú , Bolivia y Chile.

Mientras países pequeños iguales al nuestro ya comenzaron sus procesos de vacunación, como Panamá, Costa Rica y Paraguay, entre otros, nosotros ni siquiera sabemos cuándo comenzaremos, pese a que estamos dentro del programa COVAX, de la OMS y la OPS.

Entendemos que el país debe abocarse a la adquisición de la vacuna más amigables para las condiciones sociales y clima de nuestra nación, lo que indica que debe adquirir dosis que no necesiten cadena de frío especial y que no podamos proporcionar, ya que, si se rompe la climatización que demanda, el efecto de la vacuna sería nulo y se perdería la inversión, además de que perjudicaría a quienes la reciben.

No dudamos de los esfuerzos que realizan nuestras autoridades, pero la vacuna rusa se fabrica en Brasil y probablemente se instale en Colombia, lo que nos acerca a mercados de este lado del mundo, igual que la vacuna de Shinopfarm que ya recibió con mucho júbilo Perú, recientemente.

Entendemos que en asuntos de vacunas no importa su procedencia si obtendremos buenos resultados y que los contratos con las farmacéuticas deben ser recíprocos. Para el Observatorio y sus organizaciones asociadas es muy preocupante que todavía no haya certeza de la vacunación en el país, sobre todo, porque en 22 países de la región están vacunando a su población desde diciembre del pasado año.

Tenemos relaciones diplomáticas con China, que produce una vacuna amigable, que no requiere de altas temperaturas, igual que la Spunik-V, que se puede conservar a 2 y 8 grados centígrados, considerada por muchos como la más segura. Tenemos derecho a saber, también, cual es la que más conviene al país, y no importa de dónde venga si el resultado es seguro para la inmunidad que requerimos frente a la COVID-19.

Conforme a la Constitución de la República, el Estado tiene el deber de proteger a sus ciudadanos y ciudadanas y aprovechar las relaciones internacionales que tenemos como nación con soberanía propia, con cónsules y embajadores en todas partes. ¡Es posible anclar los mecanismos necesarios para que se obtenga un bien por el que todos y todas, como contribuyentes, vamos a pagar!

Entendemos que la gente necesita resultados y si hay que rescindir los contratos con las empresas que han fallado, ¡que se haga! y se busquen las alternativas que garanticen el ingreso de las vacunas al país. “no importa la marca, ni la procedencia, importa la salud de toda la población dominicana”

 Santo Domingo R.D.

10 de febrero de 2021