La inflación nunca ha sido transitoria en el país

inflación

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

¡Debe evitarse la especulación con los productos básicos!

El observatorio Nacional para la Protección del Consumidor-ONPECO- saludó la iniciativa del gobierno central, al reunir a los proveedores, importadores e industriales con el propósito de buscar una salida a la inflación que ya alcanzó los dos dígitos, al situarse en 10.48% según el Banco Central.

La organización de defensa de los consumidores recordó que propuso hace varias semanas una mesa donde se transparentaran los costos para así propiciar un sistema de información de precios sugeridos con lo que se evitaría el factor interno que contribuye con los niveles de inflación como es el fenómeno de la especulación.

Si la mesa que organizó el gobierno no contempla la transparencia en los costos, nadie nos salvará del elemento interno que incrementa el fenómeno generado por el factor externo como precios de las materias primas.

La diferencia de precios de un mismo producto en distintos sectores de la capital y del país, es un reflejo de la especulación, es por esa razón que seguimos insistiendo en la conveniencia de que en esa mesa participen otros actores y no solo los agentes del gobierno y los empresarios.

Los precios que suben nunca bajan, salvo los de temporada, como los víveres y frutas que se producen aquí, pero las manufacturas y los ensambles como los pollos y los huevos es difícil que bajen de precio, por lo que la inflación no será temporal. El precio al que han llegado podría quedarse, estabilizarse, pero no bajar del lugar hasta donde han llegado.

¿A caso bajaron los precios de los productos cuando la crisis Suprime del 2008 y la de los cereales del 2011? Claro que no!!!. Los precios alcanzados en esa época son los que tenemos hoy y los de hoy serán los mismos en los próximos años; es parte de la dinámica del mercado, por lo que nos extraña que se diga que el fenómeno es temporal, nunca lo ha sido, si fuera así, los precios de los años 80 fueran los de ahora.

Ante las crisis, los gobiernos siempre tienen lo que hemos visto como “los precios políticos” son los asumidos en determinadas coyunturas por la presión de los ciudadanos que no soportan la constante de que los ingresos los alejan de las posibilidades de satisfacer las necesidades básicas.

Otros precios políticos son los de organismos como el INESPRE, que sirven para tapar algunas brechas de manera circunstancial a través de subsidios del gobierno, lo cual no esta mal, pero el mercado representado por los proveedores debe contribuir con la transparencia de los costos y proponer un sistema de precios sugeridos con lo único que se le podría hacer frente a la especulación, que es el fenómeno interno de la inflación.

Las crisis son también espacios para las oportunidades, pero muy mal cuando la especulación campea en detrimento de los consumidores.

El libre mercado desterró los controles de precios, pero no la participación del Estado como regulador y más cuando entran en juego los derechos de los ciudadanos a la alimentación, a salarios decentes y a la información veraz y convincente.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias

Mantente informado de nuestras últimas noticias

Más artículos

Articulos Altagracia Paulino

Pollos, huevos y etiquetado frontal

Por Altagracia Paulino Para suplir la demanda de pollos, que en diciembre se perfila en 21 millones de unidades, hay que acudir a las importaciones,